Solo en mayo fallecieron 14 mil personas más que en el mismo mes del año pasado

De acuerdo con las cifras oficiales del Sinadef, en mayo del 2019 fallecieron 8,937 personas, mientras en mayo último se registraron 23,351 muertes. El Minsa reporta que en dicho mes solo 3.510 perdieron la vida por COVID-19.


En medio de la pandemia por el nuevo coronavirus (COVID-19), el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) informó que en mayo último se registraron 23.351 muertes frente a los 8.937 decesos del mismo mes del 2019. Es decir, se reportaron 14 mil decesos más que el año pasado.

De acuerdo a la información de fallecimientos en mayo del 2019, un 53,7% fueron varones y 46,3% mujeres, respectivamente. Mientras, 220 fueron calificados por muerte violenta. En comparación al mismo mes de 2020, las cifras muestran un 63,1% (varones) y 36,9% (mujeres) y solo 54 fueron calificados como muerte violenta.

La información de Sinadef sobre fallecimientos por regiones en el año 2019 precisa que Lima en se registraron 2.568 deceso, en el Callao 35; Piura, 437; Loreto, 170; y Lambayeque, 54). Mientras que este años, las cifras experimentaron una notable alza en las mismas regiones: Lima (11.294), Callao (1.668), Piura (1.820), Loreto (814) y Lambayeque (645).

muertes-por-regiones-2020

Posibles razones del incremento

Con relación al incremento de los decesos, Eduardo Gotuzzo, médico infectólogo y exdirector del Instituto de Medicina Tropical Alexander Von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (Upch) señaló que existe una cantidad de decesos no detallados y que podría deberse a un subregistro de fallecidos en medio de la pandemia. No obstante, añadió que también puede tomarse en consideración los decesos de pacientes con enfermedades como cáncer, diabetes, infarto, accidentes cerebrovasculares, hipertensión, tuberculosis y sida, que no recibieron un tratamiento debido a que el sistema de salud está enfocado ahora en la atención de pacientes con coronavirus.

Gotuzzo aseguró que no existe un interés de ocultar cifras respecto a la información de decesos en medio de la pandemia. “Estoy de acuerdo que hay un número importante que son COVID-19 que no han sido registrados todavía. No es que se quiera ocultar, al contrario, el Gobierno sabe que esto ocurre. Hay una disociación clara que se tiene que enfatizar. El número de fallecidos a nivel nacional en relación a eso [a la cifra oficial] es un número diferente. Es probable que haya el doble de pacientes fallecidos que estén subregistrados por los sistemas de salud, agregó.

“En el Perú, obviamente hay un subregistro, y el número probable de fallecidos tendrá que evaluarse siempre basado en sospechar que hay un número importante de pacientes que son registrados por defunción, pero no son registrados por COVID-19, dijo el especialista.

Por su parte, José Incio, especialista en política comparada, y metodologías de investigación, consideró que hay una diferencia muy importante de fallecidos respecto a las cifras del 2019 y 2020. Sin embargo, señaló que esta situación no ocurre en todas las regiones.

“Existen regiones como Loreto, Ucayali, Piura o Áncash que tienen esta brecha, pero hay regiones que el número de muertos del 2020 es muy similar al número de mayo de 2019 o incluso es igual”, acotó.

El también creador de la plataforma Handbook Covid-19 Perú que grafica la información oficial sobre el coronavirus en el Perú, opinó que puede manejarse la hipótesis que hay un subregistro de muertes por COVID-19 y daño colateral debido a la saturación del sistema de salud. Coincidió con el médico infectólogo Gottuzo en que se estaría reportando una cantidad de decesos en viviendas debido a la falta de atención primaria.

“¿A qué se debe esta brecha? Se tiene que buscar, analizar, investigar y trabajar mejor la data para tener una mejor respuesta. Intuyo que tiene que ver con una suerte de subregistro de muertes por COVID-19 y esto se puede deber también si analizamos la data de muerte por domicilio que puede ser mucho más alta. Entonces están muriendo en los domicilios y no se está clasificando como tal. Lo otro también se puede ver por un daño colateral. Hay gente que necesita atención para otro tipo de enfermedades y debido a que el sistema está enfocado en tema de COVID-19 no pueden atenderlos o justamente tienen miedo de ir por contagiarse y eso agravó su enfermedad y conllevó a su fallecimiento”, agregó.

“En todo el mundo hay un subregistro que estima un doble o tercio de los casos. En mi opinión muchas de esas personas que han fallecido en su casa pueden ser que tuvieron un infarto y no pudieron ir al hospital, que tuvieron una complicación cardiovascular o un accidente porque eso puede ocurrir en cualquier día. Hoy la gente no va a los hospitales por miedo al contagio o porque no hay espacio y eso es un poco lo que dice la cifra”, señaló a este diario.