Prevención domiciliaria en menores (Tuberculosis)

Lo más habitual es que los niños se contagien de tuberculosis en sus casas. Pero la convivencia con los adultos puede no ser un factor de riesgo si se actúa a tiempo, como ha demostrado el ensayo TITI que se ha presentado en la conferencia de la Unión para la Tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar que se celebra e La Haya.

Este trabajo localizó a casi 2.000 niños que convivían con un adulto que tenía tuberculosis, y les dio tratamiento preventivo. El resultado fue que no hubo transmisiones dentro de la vivienda, según ha explicado Valérie Schwoebel, responsable de programas dela Unión para el África francófona.

A estos niños se les dio un tratamiento de seis meses, lo que les aseguró una protección de 18 meses, mas que suficiente para que el adulto infectado de su vivienda dejara de ser contagioso.

Este ejemplo de prevención infantil es prueba de una tenedencia al alta. Tanto, que Jeremia Chakaya, presidente de la Unión, mencionó que se planteaba la posibilidad de usarla de manera ininterrumpida en entornos o condiciones de alta prevalencia de la tuberculosis.

Por ejemplo, ensayos en Malaui y Suazilandia ha conseguido una alta eficacia en personas con VIH. Este virus, al deteriorar el sistema inmunitario, favorece la aparición de la tuberculosis. Uno de los problemas e la prevención de que es un tratamiento largo, de seis meses. Pero, como ha indicado Lisa Adams sobre el programa suazi, en este caso se trata e personas acostumbradas a dedicarse de por vida contra el VIH, así que lo que se les propuso fue incluir el medicamento contra la tuberculosis en su cóctel de pastillas diario. Con ello se consiguió un elevado cumplimiento, que evita que aparezca resistencias.

Fuente: El Pais

Seguir
error