Nuevas recomendaciones de la OMS para acelerar los progresos en la lucha contra la tuberculosis

20 de marzo de 2019 -Comunicado de prensa, Ginebra

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho públicas nuevas orientaciones para mejorar el tratamiento de la tuberculosis multirresistente, para la que recomienda tratamientos exclusivamente orales, que son más eficaces y tienen menos probabilidades de producir efectos colaterales  adversos. La OMS recomienda que el tratamiento sea respaldado por una vigilancia activa de la seguridad de los fármacos y por un asesoramiento que ayude a los pacientes a completar su tratamiento.

Las recomendaciones forman parte de un conjunto más amplio de medidas destinadas a ayudar a los países a acelerar el ritmo de los progresos para poner fin a la tuberculosis que se han hecho públicas antes de la celebración del Día Mundial de la Tuberculosis.

«‘Es hora de poner Fin a la TB’ es el lema del Día Mundial de la Tuberculosis de este año», ha dicho el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Queremos destacar la necesidad urgente de convertir los compromisos hechos en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis en acciones que aseguren que todo el que necesite atención para la tuberculosis la obtenga.»

Desde 2000 se han salvado 54 millones de vidas, y las muertes por tuberculosis se han reducido en una tercera parte, pero sigue habiendo 10 millones de personas que contraen la enfermedad cada año, y muchas de ellas no tienen acceso a una atención que es vital.  

El conjunto de medidas propuestas por la OMS se destina a ayudar a los países a superar las deficiencias asistenciales y a asegurar que nadie se queda atrás. Sus principales componentes son:

  • Un marco de rendición de cuentas para coordinar las medidas en diferentes sectores y seguir y examinar los progresos.
  • Un registro que ayude a cada país a conocer mejor su propia epidemia mediante un seguimiento en tiempo real pasando a utilizar sistemas electrónicos de vigilancia de la tuberculosis.
  • Una guía para priorizar eficazmente la planificación y ejecución de intervenciones que tengan impacto, basándose en análisis de las vías que siguen los pacientes para acceder a la atención.
  • Nuevas directrices de la OMS sobre el control de la infección y el tratamiento preventivo de la infección latente.
  • Un grupo especial de la sociedad civil que garantice la colaboración eficaz y significativa de esta.

«Se trata de un conjunto de medidas pragmáticas que pueden ser utilizadas por los países para acelerar los progresos y actuar en consecuencia con los compromisos asumidos en la primera Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis, celebrada el pasado mes de septiembre», ha dicho la Dra. Tereza Kasaeva, Directora del Programa Mundial de la OMS contra la Tuberculosis.

El 22 de marzo, los principales asociados acudirán a la OMS, en Ginebra, para participar en un simposio del Día Mundial de la Tuberculosis que establecerá una plataforma de colaboración entre múltiples sectores e interesados para acelerar las medidas destinadas a poner fin a la tuberculosis. La OMS presentará el nuevo conjunto de medidas en esa reunión.

La tuberculosis es la enfermedad infecciosa que más muertes produce. Cada día se cobra 4500 vidas. La carga más pesada la soportan las comunidades con problemas socioeconómicos, quienes trabajan y viven en entornos de alto riesgo y los más pobres y marginados.

Foto: OMS / Fuente: OMS

Seguir
error