Diabetes, desnutrición, migración y comunidades indígenas: Tuberculosis en Chiapas, México

H. A. Rashak1, H. J. Sánchez-Pérez2, B. E. Abdelbary3, A. Bencomo-Alerm4,
N. Enriquez-Ríos5, A. Gómez-Velasco2, A. Colorado6, M. Castellanos-Joya7,
M. H. Rahbar8,9 and B. I. Restrepo1,8

La tuberculosis (TB) sigue siendo un importante problema de salud en todo el mundo, afectando a 10,4 millones de personas y matando a 1,3 millones de personas seronegativas en 2016[1]. Es la principal causa de muerte por un agente infeccioso, por encima del VIH/SIDA. Los países de ingresos bajos y medios representan el 97% de los casos de tuberculosis notificados en todo el mundo. México es un país de ingresos medios donde la tuberculosis es un problema importante de salud pública, con una tasa de incidencia de 22 por cada 100 000 (28 000 casos) y una tasa de mortalidad de 2,3 por cada 100 000 muertes) en 2016[1].

Dentro de México, existe una variabilidad en la morbilidad y mortalidad atribuida a la TB, con las tasas más altas en los estados más pobres[2].
Nuestro estudio se centra en el estado de Chiapas, que es el más pobre de México, con un 7,1% de su población viviendo en condiciones de pobreza[3]. Ocupa el 11º lugar en la incidencia de la tuberculosis, con 24/1 00 000 casos en 2016, pero es probable que esta estadística sea más alta debido a la falta de información sobre la tuberculosis. en este estado[4].

Además, las tasas de mortalidad por tuberculosis son dos veces más altas en Chiapas que en el resto del país. con México en su conjunto, y Chiapas ocupa el 6º lugar en el número de países multirresistentes. (MDR)-Casos de TB[4-6].
Los factores de riesgo más importantes para la TB en México son la diabetes mellitus (DM), la desnutrición, el VIH/SIDA y el alcoholismo[2, 7]. La DM es la más prevalente en pacientes con TB, siendo algunas regiones de México las que tienen las estimaciones más altas a nivel mundial[7-9]. En un estudio que representa a adultos de 20 años o más en todo el territorio mexicano, la prevalencia promedio de DM entre los pacientes con TB fue de 19.3% entre 181 378 pacientes con TB reportados a las autoridades de salud entre 2000 y 2012[9].

Este promedio es el resultado de grandes fluctuaciones que dependen de la región de México y de la información activa vs. pasiva. Por ejemplo, en el norte de Tamaulipas la prevalencia de DM por notificación pasiva fue del 18% entre 1998 y 2004, y en 2006-2008 la prevalencia fue del 36% en un estudio de investigación que utilizó la evaluación sistemática de la hiperglucemia y la hemoglobina glicosilada[7]. En los pacientes con tuberculosis, la DM también se ha asociado con peores resultados en el tratamiento de la tuberculosis en comparación con la ausencia de DM. Éstos incluyen la eliminación retardada de las micobacterias, el fracaso del tratamiento y la muerte[9-16].

Sin embargo, algunos estudios no encuentran tales diferencias por el estado de la DM, y algunos incluso informan resultados más favorables del tratamiento de la TB para los pacientes con TB-DM[17, 18]. En Chiapas, en 2017 la prevalencia de DM era de 9.7% en la población general en 2017[19], y la estimamos en 28.7% entre los pacientes de TB (Sánchez-Pérez, observación inédita).
Sin embargo, son escasos los datos adicionales sobre la epidemiología de la TB y la DM en Chiapas, incluyendo la contribución de la DM para Resultados de la tuberculosis.

Ver Documento Completo en PDF – Inglés:

Seguir