Apoyo del Fondo Mundial

Asignaciones

Con arreglo al modelo de financiamiento del Fondo Mundial, se asigna un monto determinado de financiamiento a cada país elegible por cada componente de enfermedad al cual puede optar (sida, tuberculosis y/o malaria) para un período de asignación trienal. Cada Mecanismo de Coordinación de País puede presentar notas conceptuales para acceder a este financiamiento durante cualquier plazo de solicitud de dicho período. Las asignaciones son aprobadas por la Junta Directiva del Fondo Mundial. En el período 2014-2016, la asignación de montos para cada país se ha basado en una combinación entre la carga de morbilidad y la capacidad de pago del país (nivel de ingresos). Estos montos iniciales se han ajustado posteriormente según varios factores cualitativos, como:

  • El desempeño de subvenciones anterior
  • La repercusión
  • El incremento en las tasas de infección
  • La capacidad de absorción
  • El riesgo
  • Los países pueden realizar ajustes en cómo distribuyen su asignación total entre las enfermedades en caso necesario, con la aprobación del Fondo Mundial. Por ejemplo, una porción de la asignación para una enfermedad puede utilizarse para otra enfermedad, o es posible que muchos solicitantes prefieran utilizar parte del financiamiento para apoyar el fortalecimiento de los sistemas de salud en lugar de la lucha contra una enfermedad específica.

Para acceder al 15% final de su asignación, los países deben demostrar que han aumentado los compromisos de financiamiento nacional por encima y más allá de lo requerido por la política de financiamiento de contrapartida del Fondo Mundial. Esto también se conoce como “aumento de los compromisos futuros”, la anterior “voluntad de pagar”. Consulte la sección Financiamiento de contrapartida para obtener más información.

El monto de financiamiento disponible para asignarse a países se basa en la cantidad de dinero conseguida a través del proceso de reposición de recursos del Fondo Mundial. Basándose en el monto total de fondos de donación prometidos, el Fondo Mundial determina la cantidad de recursos que, según las previsiones, estarán disponibles durante el período trienal. A continuación, según la decisión de la Junta Directiva de que un porcentaje especificado de todo el financiamiento del programa deberá destinarse inicialmente a la lucha contra el VIH y el sida, la tuberculosis y la malaria, el Fondo Mundial anunciará la cantidad de financiamiento total disponible para cada país y enfermedad elegibles.

Fuente: Fondo Mundial

Financiamiento De Contrapartida

El apoyo financiero del Fondo Mundial y otros donantes dista mucho de ser suficiente para sufragar el costo total de la respuesta frente al sida, la tuberculosis y la malaria. Por este motivo, nuestro modelo de financiamiento incorpora un conjunto de requisitos de financiamiento de contrapartida.

El financiamiento de contrapartida se define como la asignación de todos los recursos públicos nacionales para apoyar directamente los programas financiados por el Fondo Mundial. Estos recursos pueden incluir ingresos públicos, préstamos públicos de fuentes externas o acreedores privados, seguro social de salud y/o exoneración de la deuda.

Los países ejecutores de programas deberán incrementar su nivel de financiamiento para mantener el impulso en la lucha contra las tres enfermedades. Al aportar recursos nacionales, los países incrementan su implicación en la respuesta y fomentan la sostenibilidad de los programas.

Requisitos de elegibilidad del financiamiento de contrapartida

  • Alcanzar un umbral mínimo del financiamiento de contrapartida para cada programa financiado por el Fondo Mundial.
  • La repercusión
  • Demostrar un incremento de la contribución gubernamental a los programas sobre salud y enfermedades con el tiempo.
  • Comunicar regularmente datos fiables sobre la enfermedad y los gastos en salud.

Un 85% de la asignación de un país está directamente disponible para financiar subvenciones, pero para acceder al 15% final de la asignación, los países deberán comprometerse a realizar inversiones de financiamiento de contrapartida adicionales (lo que anteriormente se conocía como “voluntad de pagar”). Dichas inversiones deberán realizarse en áreas que beneficien directamente a programas financiados por el Fondo Mundial. El monto del compromiso adicional necesario está vinculado a la capacidad de pago de un país.

Fuente: Fondo Mundial